BUSCAR PELÍCULA

Live a Little, Love a Little (1968) DVD-Vose

miércoles, 20 de septiembre de 2017






( Petición de Widiaesquivel37 )














Título original
Live a Little, Love a Little
Año
Duración
90 min.
País
Estados Unidos Estados Unidos
Director
Guion
Michael A. Hoey, Dan Greenburg (Novela: Dan Greenburg)
Música
Billy Strange
Fotografía
Fred J. Koenekamp
Reparto
, , , , ,, , , , 
Productora
Metro-Goldwyn-Mayer (MGM)
Género
ComediaMusicalRomance | Comedia romántica
Sinopsis
Elvis Presley es la estrella en esta comedia sobre las tribulaciones de un joven enamorado que debe combinar dos trabajos para poder pagar su casa

5 comentarios:

  1. Elvis Presley fue uno de los iconos incontestables del siglo XX. No cabe duda que ello obedece a su impecable carrera musical. Elvis fue el Rey del Rock. El primer artista en popularizar un género que hasta aquel entonces era tildado como un refugio de negros —en el racista EEUU de los cincuenta— y amantes de la marihuana. Asimismo Elvis cultivó igualmente una prolífica carrera como actor que le permitió acentuar su leyenda como ídolo de esa generación que removió los cimientos tradicionalistas de la sociedad estadounidense. Las películas del Rey no pasarán a la historia como un portento de virtudes cinematográficas. No. Elvis no era buen actor. Su cara de palo y sus escasas dotes para el ejercicio de la interpretación no casaban con tramas complejas que requiriesen profundas representaciones melodramáticas. Pero es que el cine de Elvis Presley no tenía como objetivo desprender bondades cinematográficas. Porque este era un cine hecho a la medida de la estrella protagonista. Un perfecto vehículo para el lucimiento de un cantante que se encontraba en su esplendor más brillante en el momento en que fueron producidas estas películas. Al espectador no le interesaba el desarrollo de unas historias que explotaban los clichés del rebelde con aires de delincuente juvenil o que igualmente derrotaban hacia comedias de enredos protagonizadas por un aprendiz de gigoló vestido con tupé. Lo que realmente deseaba el espectador es que la historia convencional se interrumpiese para dar paso a Elvis cantando, moviendo la pelvis y bailando sin freno sus éxitos musicales.

    En esta línea discurre Live a Little, Love a Little, pero con una salvedad. Y es que ésta fue una de las últimas cintas del Rey y por tanto se nota una querencia ligada a la comedia de situación en detrimento de la esfera puramente musical. La cinta narra la historia de un joven amante tanto de los coches —fascinante la escena que abre la cinta con Elvis conduciendo a toda pastilla un boggie por las playas de California— como de las mujeres que tras perder su empleo compaginará dos trabajos para hacer frente al pago de su nueva casa. Que más da la historia. La película cumple su cometido de mostrar a Elvis en una madurez consciente, ofreciendo también los necesarios ingredientes aliñados con mujeres guapísimas, gags desternillantes, elegantes peleas, persecuciones frenéticas, comedia frívola, cultura pop y los imprescindibles números musicales que los admiradores de Elvis ansían.

    Así la cinta derrotará hacia una deriva de un Elvis más actor que cantante que disfrutará toda una serie de peripecias desenfadadas rodeado de mujeres conquistadas sin ningún tipo de problema por el Rey del Rock. Elvis es retratado como ese puto amo que seduce a todas las damas sin esfuerzo mientras resuelve los diversos entuertos que va planteando la trama. Tinglados presentados de un modo tan fresco como superficial.

    Detrás de la cámara se situaba un pionero del cine de oro de Hollywood que encontró un acomodado retiro alimenticio dirigiendo algunos de los mayores éxitos de Elvis. Norman Taurog no se complica cumpliendo el expediente sin problemas exhibiendo las credenciales de un artesano de la vieja escuela. No obstante, el maestro se tomará la licencia de incluir una escena de tono onírico filmada con cierto gusto experimental que dará paso al primero de los tres números musicales protagonizados por Elvis.

    A destacar la maravillosa escena pop que sirve para introducir el éxito A Little Less Conversation. Una secuencia musical que refleja la deriva del rock hacia senderos más glam pop coreografiada con una elegancia supina a la vez que delirante por un Taurog que en su última película en el cine quiso exhibir a Elvis como ese icono referencial que cambió la concepción crítica de la música popular americana.

    Crítica de: Rubén Redondo (cinemaldito.com)

    ResponderEliminar
  2. Puedes conseguir el ojo público de 1992? Saludos desde Lima, Perú y gracias por tu trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Edgar, las peticiones son por el chat del blog (esta situado en la parte final de la página, abajo )

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Entretiene. No más. Igualmente siempre es un gusto ver a Elvis. Gracias clasicofilm.

    ResponderEliminar

Comentario sobre esta película...