BUSCAR PELÍCULA

Ricardo III (1955) HDtv-Vose

martes, 4 de abril de 2017






( Petición de Joseph8760 )














Título original
Richard III
Año
Duración
161 min.
País
Reino Unido Reino Unido
Director
Guion
Alan Dent, Laurence Olivier (Teatro: William Shakespeare)
Música
William Walton
Fotografía
Otto Heller
Reparto
, , , ,, , , ,, , , 
Productora
London Films
Género
Drama | HistóricoSiglo XV
Grupos
Shakespeare: Ricardo III 
Novedad
Sinopsis
En la segunda mitad del siglo XV, en Inglaterra, estalla una guerra civil: la Guerra de las Dos Rosas (1455-1485) entre la Casa de Lancaster (rosa roja) y la de York (rosa blanca), que será el último enfrentamiento entre el absolutismo real y la nobleza La victoria de Mortimer Cross desplazó del trono a los Lancaster y Eduardo IV de York, fue proclamado rey. A su victoria contribuyeron sus hermanos Ricardo de Gloucester y Jorge Clarence. La siniestra figura de Ricardo -deforme, siempre a la sombra y al acecho- protagoniza una de las páginas más negras de la historia de Inglaterra. Célebre adaptación de la obra de Shakespeare. 

5 comentarios:

  1. Premios
    1956: Nominada al Oscar: Mejor actor (Laurence Olivier)
    1956: Globos de oro: Mejor película extranjera en lengua inglesa
    1955: Premios BAFTA: Mejor película, actor británico (Olivier) y film británico
    1956: Premios David di Donatello: Mejor actor (Laurence Olivier) y producción extranjeros
    1956: National Board of Review: Top mejores película extranjeras
    1956: Festival de Berlín: Oso de Plata
    1956: Círculo de críticos de Nueva York: Nominada a Mejor actor (L. Olivier)

    Tras la realización previa de "Enrique V" y "Hamlet", Laurence Olivier produce, dirige y protagoniza la presente película, con la que cerraba su trilogía dedicada a Shakespeare, cuyas obras tantas veces había representado en teatro.

    La historia que cuenta "Ricardo III" contiene todas las virtudes clásicas de los dramas shakespearianos, esto es, un desolador retrato de las más bajas pasiones humanas, que afloran siempre cuanto más cercano y mayor es el poder que las anima, en este caso el trono de Inglaterra. Otra de las cualidades características de las obras del genial dramaturgo es la importancia y centralidad que en ellas tienen los malos; en efecto, a Shakespeare debemos varios de los mejores malvados de la literatura universal, siempre consumidos por la envidia y espoleados por el orgullo y la ambición de poder.

    La mayor virtud del filme estriba en el respeto con que el espíritu original de la obra es llevado a la gran pantalla, y especialmente en la brillantez con que son interpretados los principales personajes, lo cual debe agradecerse a un reparto excelente, con grandes figuras. Aparte de la interpretación del propio Olivier, buena como siempre, destaca enormemente la labor de Ralph Richardson, que encarna al Duque de Buckingham con gran acierto y contención. Entre los secundarios cabe señalar la presencia siempre estimulante de John Gielgud, mientras que la interpretación de Claire Bloom resulta, a mi parecer, un tanto impostada.

    Formalmente, la película posee el añejo encanto que confiere el cartón piedra, profusamente empleado en los decorados, y goza de un vestuario lleno de colorido y gracia. La puesta en escena es teatral, por lo que la labor de realización queda subordinada a los efectos característicos de aquel medio artístico. Así, cuando el personaje principal realiza un aparte, una cámara le sigue y enfoca exclusivamente, y es a ella a la que se dirige Olivier en sus soliloquios. Más original resulta la decisión de mostrar el carácter sombrío y la maldad que caracterizan a Ricardo enfocando su sombra, circunstancia que se repite cuando va a cometer o instigar una villanía. En cuanto al guión nada que objetar, puesto que lo escribió Shakespeare y aquí nos es presentado con leves recortes, sin alterar la historia que se narra. La fotografía no aporta matices de ningún tipo, y sin ser mala tampoco merece mayores comentarios.

    Por último, mientras veía las secuencias finales de la película, que narran la batalla de Bosworth (por cierto, bastante pobremente filmada), me sorprendió la extrema sequedad de los exteriores, que para nada se correspondían con la idea que uno tiene de la campiña inglesa. La abundancia de espinosos cardos y polvorientas encinas me hizo sospechar que la contienda se libraba en tierras no muy lejanas. Una breve indagación confirmó lo que ya intuía: Bosworth es La Mancha. En fin, qué grande Shakespeare, y qué ancha Castilla.

    Crítica de: Quatermain80 Madrid (España)

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Observador, poner datos personales sin autorización es un delito grave, no juegue con estos temas...usted está vetado en en este blog.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Me ha gustado mucho ojala la encuentre en español película digna de colección, Laurence Olivier me ha impresionado la vi con mi padre cuando era adolescente pero no me acordaba del titulo y tenia vagos recuerdos de la película se agradece el aporte y espero que en un futuro subas Henry V ,saludos y mucho animo con tu blog

    ResponderEliminar
  4. Todavia no he visto este film pero si mal no recuerdo Ricardo III fue el d la expresion "Mi Reino, mi reino por un caballo"

    ResponderEliminar

Comentario sobre esta película...