BUSCAR PELÍCULA

Las vírgenes de Wimpole Street (1934) DVD-VOSE

martes, 21 de marzo de 2017






( Petición de Danny Rubio )














Título original
The Barretts of Wimpole Street
Año
Duración
109 min.
País
Estados Unidos Estados Unidos
Director
Guion
Ernest Vajda (Teatro: Rudolph Besier)
Música
Herbert Stothart
Fotografía
William H. Daniels
Reparto
,,,
Productora
Metro-Goldwyn-Mayer (MGM)
Género
Drama | BiográficoSiglo XIXLiteratura
Sinopsis
Edward Moulton-Barrett, un terrateniente muy fanático en materia religiosa, mantiene casi recluidas en casa a sus tres hijas, a las que, además, ha prohibido contraer matrimonio. Elizabeth, la mediana, una prometedora poetisa enferma de tuberculosis, y el poeta Robert Browning (March), con el que hace tiempo mantiene una correspondencia epistolar, se conocen y se enamoran, pero tendrán que vencer la tiranía del padre.

1 comentario:

  1. Producción del prematuramente fallecido y genial Irving Thalberg (1899-1936) de la mano del más que interesante artesano Sidney Franklin -recordemos su famosa “The good earth” (1937) con un caracterizado Paul Muni como el granjero Wang Lung- que pone en pie un poderoso melodrama biográfico sobre las enormes dificultades de la poetisa Elisabeth Barrett por librarse de la tiranía de su padre. Con una lángida pero intensa Norma Shearer – a la postre, esposa de Thalberg-, y un fresco Frederic March como el poeta Robert Browning, la película se desarrolla casi al completo en la habitación de la enfermiza poetisa, pero ello no hace que sea en ningún momento pesada gracias a unas interpretaciones – incluida la de de Charles Laughton como obsesivo y casi incestuoso padre de la poetisa, un poco rígido pero verdaderamente imponente- muy encomiables que consiguen mantener en todo momento el interés de esta buena película (que el propio director volvió a dirigir veinte años más tarde, en 1957, con John Gielgud, Jennifer Jones y Virginia McKenna como principales protagonistas). Como curiosidad cabe señalar que la película se inicia con la cámara siguiendo a la mascota de Elisabeth Barrett, el perro “Flush”, que aparece como un repetido “leit- motiv” a lo largo de la misma. Un año antes de su estreno la escritora Virginia Woolf había escrito una curiosa novela en el que el perro es justamente el protagonista, un animal que había jurado “amar y no morder más”.

    Crítica de: Gould Oviedo (España)

    ResponderEliminar

Comentario sobre esta película...