BUSCAR PELÍCULA

Vivir con papá (1947) DVD

martes, 21 de febrero de 2017





















Título original
Life with Father
Año
Duración
118 min.
País
Estados Unidos Estados Unidos
Director
Guion
Donald Ogden Stewart (Obra: Howard Lindsay, Russel Crouse)
Música
Max Steiner
Fotografía
William V. Skall, J. Peverell Marley
Reparto
,
Productora
Warner Bros. Pictures
Género
Comedia | Siglo XIX
Sinopsis
La acción se desarrolla hacia 1880, en el domicilio neoyorquino del señor Clarence Day, un hombre que ha hecho fortuna en los negocios y gobierna su casa y a su familia con la mentalidad y los escrúpulos de un contable. La llegada de la tía Cora, acompañada de una jovencita encantadora, y la declaración del señor Day de que no ha sido bautizado produce una conmoción en la familia. 

1 comentario:

  1. Premios
    1947: Oscar: 4 nominaciones incluyendo mejor actor (William Powell)
    1947: Globos de Oro: Mejor banda sonora
    1947: Círculo de Críticos de Nueva York: Mejor actor (William Powell)

    Creo que Michael Curtiz nunca hizo otra comedia tan alegre, sofisticada y tan certera como ésta en su crítica a una época. Estamos en New York, en 1883, plena Era Victoriana. La familia Day (algo así como la familia de Hoy), está liderada por un negociante de Wall Street (Clarence), un cincuentón pelirrojo como sus cuatro hijos, quien aplica con todo rigor las finanzas, en su oficina como en su propia casa (lo de pelirrojo podría aludir a liberalidad). Es un hombre de ideas precisas y francas, y acostumbrado a que le obedezcan, pero, curiosamente, este Clarence es muy liberal en sus ideas respecto a la iglesia y un claro detractor de la medicina convencional.

    Su esposa, Vinnie, es una mujer generosa, pero conservadora y tradicional, amiga de la iglesia y de su sacerdote, no obstante que en su familia se tiene muy claro que sólo maneja una financiera “celestial”. La guapa señora Vinnie, conserva además bastante arraigada, la idea de que al cielo no puede irse si no se está bautizado, y para colmo, resulta que su querido esposo... ¡No lo está!

    Con una impecable recreación de época, una correctísima fotografía en technicolor y un conjunto actoral de inmejorable presencia, el director húngaro Michael Curtiz, logra redondear con enorme éxito, una hilarante y sofisticada comedia que le significó varios dolores de cabeza: Compleja elección de su protagonista femenina, pues al rol aspiraban también Bette Davis y Rosalind Russell. Él quería a Shirley Temple para el rol de Mary, pero el Estudio le impuso a la muy joven Liz Taylor (lo que resultó afortunado). Tuvo frecuentes choques con su cinematografísta. Y de ñapa, todos los protagonistas se enfermaron, lo que obligó a varias suspensiones del rodaje.

    Basada en los sketches que escribiera Clarence Day Jr, convertidos luego en una exitosa obra teatral escrita por Russel Crouse y Howard Lindsay, esta película sobresale, a mi manera de ver, por su gran solidez argumental en la que fluye un humor mordaz, y muy fino, que se sustrae en buena medida, de los reveses que nos plantean las costumbres y los principios de aquella obtusa época victoriana que, aunque creemos que ha quedado atrás, mantiene un pesaroso resurgir con el montón de sectas fanáticas que pululan en estos años.

    Muy bien puesto William Powell (Clarence Day) quien consigue una de las mejores actuaciones de su vida, y cuyo personaje, no obstante su apego compulsivo al papel moneda, se afana por sobreponerse a aquella dogmática e hipócrita era. Sus monólogos son inolvidables. Y, Irenne Dunne (Vinnie), recrea con efectividad a la dama tradicional por “excrecencia”, empeñada en que su marido se bautice, porque con esto, cree, se abrirán para él las sagradas puertas del cielo. Con ellos, y el buen conjunto de actores que les secunda, una de las mejores comedias de los años 40.

    Crítica de: Luis Guillermo Cardona Medellín (Colombia)

    ResponderEliminar

Comentario sobre esta película...