BUSCAR PELÍCULA

Driver (1978) HDTV

sábado, 24 de septiembre de 2016





















Título original
The Driver
Año
Duración
90 min.
País
Estados Unidos Estados Unidos
Director
Guión
Walter Hill
Música
Michael Small
Fotografía
Philip H. Lathrop
Reparto
Productora
20th Century-Fox / Lawrence Gordon Production
Género
IntrigaAcción | CrimenPolicíacoNeo-noir
Sinopsis
Narra la arriesgada lucha de un detective (Bruce Dern) por cazar a su eterno y malvado enemigo, un conductor (Ryan O'Neal) que se ha huido de la justicia y que es muy peligroso.

2 comentarios:

  1. Entretenido thriller, con una atmósfera que bebe del estilo del francés Melville, antihéroes solitarios que apenas hablan, todo lo dicen con sus acciones. El film de Walter Hill es una demostración de lo que siempre ha sido como director, siempre apunta alto sin terminar de acertar, nunca ha hecho una cinta mala y nunca ha realizado una obra sobresaliente. La historia se desarrolla entre personajes sin nombre, para darle un aire enigmático, solo se denominan con lo que son, el conductor, el detective, la jugadora, etcétera. Lo mejor de la historia son sus persecuciones de coches que resultan espectaculares, llenas de ritmo y emoción, por lo demás el guión es muy previsible, no te sorprende en momento alguno. Ryan O'Neal cumple sin más, el que está sobresaliente es un eterno secundario Bruce Dern en el papel del poli que persigue al cowboy, y es que este es uno esos casos de actores minusvalorados en el cine. Recomendable a los que gusten del thriller sin más. Fuerza y honor!!!

    Crítica de: TOM REGAN almeria (España)

    ResponderEliminar
  2. Una película entretenidilla pero sin chispa; los personajes principales, ambos, se me hacen un poco insoportables; el uno, Ryan O´neal -el conductor- es de un soso y de un 'cara palo' que 'pá qué' -pero claro, es Ryan O´neal, que le vamos a pedir-; el otro, Bruce Dern -el policia-, es pura chulería y prepotencia, pero mal construídas; más que el típico madero 'chulo-malote', parece un desequilibrado mental vestido de funeral diciendo tonterías, groserías, y siendo desagradable porque sí. Isabel Adjani muy guapa pero más 'siesa' que el pan 'revenío'; entre ella y el O´Neal, tal para cual; trasmiten -y despiertan- menos emociones que una pared de ladrillos.

    Pese a todo tiene, a mi juicio, dos elementos que la hacen una cinta interesante y merecedora de comentario por mi parte:

    Primero las huídas y persecuciones de coches. Son los 70, legendarios en este tipo de cine, una década que podríamos enmarcar entre "Bullit" (1968) y "Los locos de Cannonball" (1981); en ella encontramos pelis míticas como "Punto límite cero" (1971), "El diablo sobre ruedas" (1971), "60 segundos" (1974), "La carrera de la muerte del año 2000" (1975), "Convoy" (1978), o "Mad Max" (1979)... Cintas donde los coches, motos camiones; así como carreteras y trompazos, están ahí, son reales; no hay efecto digital, ni ángulos imposibles, ni efecto 'ralentizado-acelerado' visual; sólo asfalto, metal, gasolina y hombres.

    Segundo los escenarios; la ciudad se transforma en un personaje más; pocos especialistas en ello como Walter Hill con su Nueva York de soledades, de callejones poco transitados y peligrosos, de megalópolis en decadencia; esa ciudad aún no impregnada por la alegría y vitalidad de los 80 que puede percibirse en trabajos posteriores. Me atrapa este tipo de cine, tipos desnortados en ciudades inmensas aparentementente semidesiertas y amenazadoras.

    Esto me da pie, ya que nombro al director, Walter Hill, a reivindicarlo como un grandísimo director; tiene en su haber dos de mis películas favoritas de siempre: "The Warriors, los amos de la noche" (1979) -mítica y de culto donde las haya- y "El gran despilfarro" (1985) -comedia ochentera con el irrepetible Richard Pryor-; así como otros film top de los 80 como "La presa" (1981), "Límite 48 horas" (1982), "Calles de fuego" (1984), o "Danko calor rojo" (1988). Son películas de 'acción' por hacer una definición global de ellas -incluída la comedia, puro movimiento y locura- que se adelantan a su tiempo, o que sintonizan mejor que ninguna con lo que el público de una cinta de acción sombría y crepuscular podía esperar en cada momento; y además, con toques muy personales y arriesgados, como podemos observar en la chulísima "El luchador" (1975) o la interesante, olvidada y menospreciada "Cabalgata infernal" (1980).


    Un abrazo y feliz Pascua
    Felicidad, Alegría y Paz para todas las personas de buena voluntad

    (Tormenta de ideas)

    ResponderEliminar

Comentario sobre esta película...