BUSCAR PELÍCULA

La señora Miniver (1942) DVD

martes, 10 de noviembre de 2015





















Título original
Mrs. Miniver
Año
Duración
134 min.
País
 Estados Unidos
Director
Guión
Arthur Wimperis, George Froeschel, James Hilton, Claudine West (Novela: Jan Struther)
Música
Herbert Stothart
Fotografía
Joseph Ruttenberg (B&W)
Reparto
Greer GarsonWalter PidgeonChristopher SevernTeresa WrightRichard Ney,Dame May WhittyHenry TraversHenry WilcoxonReginald Owen
Productora
Metro-Goldwyn-Mayer (MGM)
Género
Drama | II Guerra Mundial
Sinopsis
Durante la Segunda Guerra Mundial, una familia inglesa, que vive en un pequeño pueblo, logra sobrevivir a los bombardeos alemanes. La madre se encuentra al frente de la casa esperando que su hijo y su marido regresen de la guerra. 

12 comentarios:

  1. Denuncia de las injusticias acaecidas en la Segunda Guerra Mundial, donde más allá de las bajas en los campos de batalla, había otras víctimas sufridoras, los ciudadanos que se veían inmersos en bombarderos, que lloraban desconsolados por las ausencias de sus maridos, hijos combatientes en la guerra. Film supremo y magistral, con una excelente dirección de un maestro como William Wyler (futuro director de la grandiosa "BEN-HUR"). Con interpretaciones buenísimas y desgarradoras, ver a la excepcional Greer Garson (premiada con el Oscar a la mejor actriz) haciendo de la señora Miniver, como la cabecilla de una familia rota de dolor por las trágicas consecuencias de la guerra que les salpican inevitablemente, a Walter Pidgeon, a Dame May Whitty o la joven Teresa Wright (premiada con el Oscar a la mejor actriz secundaria) y es imposible no sentir un escalofrío de emoción, de tristeza, de ternura. Todos nos identificamos con los personajes, con sus vivencias, con su dolor y eso es lo que hace que una película sea grande... Por otro lado la película cuenta con un gran guión, excelente fotografía, dirección artística, efectos especiales (más teniendo en cuenta el año de su producción), todo un conjunto de elementos que la engrandecen aún más. Todo un despliegue de medios para elaborar un film inolvidable, una verdadera joya que nos relata los horrores de la guerra en los hogares y los corazones de la gente, un relato conmovedor

    ResponderEliminar
  2. Exelente pelicula,mostrando la guerra no en el frente de batalla, sino dentro de las familias que quedan en sus pueblos. El sitio clasico film me parece extraordinario sobre todo para los que gustan el cine y buscan lo clasico. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  3. Hola Jorge, agradecido por tus buenas palabras, intento difundir el cine clásico para que todos/as podamos disfrutar de este magnífico género.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Lleno mi vida, con su magnifica pagina, para evadir la tortura de tener a mi unico hijo con un tumor cerebral incurable, y debo decir,que,gracias a su gran esfuerzo y dedicacion,mis horas son iguales pero distintas,un fuerte abrazo.No encuentro Pánico en las calles,me gustaria verla,muchas gracias.

    ResponderEliminar
  5. Hola Tarifeña del faro, agradecido y emocionado por tus buenas palabras. Te mando muchos ánimos y toda la fortaleza del mundo para tí , tu hijo y la familia. Haré lo posible por localizar ese título (Pánico en las calles, 1950)

    Un fuerte abrazo !

    ResponderEliminar
  6. Saludos afectuosos a la Tarifeña del faro; tu hijo, tú, y tu familia estáis en mis oraciones (y tenéis un amigo en Madrid por si algún día se necesita).

    Oscar que gran persona eres, hoy mismo ya está en el Blog 'Pánico en las calles'... ¡Detallazo!

    Abrazos para todos, y muy especialmente para tu hijo Tarifeña.

    (Tormenta de ideas / Carlos desde Madrid).

    ResponderEliminar
  7. Hacia tiempo que no lloraba de felicidad,gracias,pelicula vista de Panico en las calles,eres mi niño tambien.Te quiero.
    Y gracias a los que a los que me animan y se ofrecen,muchas gracias.

    ResponderEliminar
  8. Un placer querida amiga.

    Un abrazo !

    ResponderEliminar
  9. Me tengo que poner el día con mis comentarios, llevo muchas pelis vistas y cero comentarios. Llama poderosamente la atención que esta película fue hecha en 1942, en plena IIGM.

    Primero quiero destacar la calidad de los decorados, lo cuidado de las escenas, la participación de Teresa Wright que seguramente tuvo que volar desde USA y durante la guerra.

    Ahora bien, lo que más me impresiona es pensar que fue visionada durante la guerra, me imagino las lagrimas, la angustia, el terror y sobre todo los recuerdos de la personas muertas por los bombarderos nazis de quienes la veían, recordando hechos que tendrían poco más de un año y con la guerra aún en su climax. Las escenas de bombardeo son de gran tensión, las 2, pero me quedo con la del bunker.

    Por último, y aunque mi comentario parezca increíble, lo que más me duele es pensar en los propios alemanes, los que más sufrieron los bombardeos, sobre todo cuando los aliados decidieron usar bombas incendiarias que quemaban todo, principalmente el asfalto que seguía encendido durante toda la noche y ese calor llevaba a que al día siguiente los cuerpos en los refugios subterráneos fueran solo grasa y huesos, nada más, pobres gentes que seguro murieron asfixiadas bajo un calor abrasante. Tristes historias de nuestra humanidad.

    Sra. Miniver es una película alegre en el fondo, llena de esperanza con una claridez de la imagen, sin lo tetrico de muchas pelís de guerra, que habla de un mañana ilusionador, todo eso reconforta para sobrellevar los malos tragos de la película.

    ResponderEliminar
  10. Se trata de una magnífica obra perfectamente elaborada, que se presenta como uno de los ejemplos perfectos de cine propagandístico mostrado en las escuelas de cine.
    La intención es justificar una intervención bélica y alentar al ciudadano para que se involucre y colabore en la misma, salvaguardando así la sociedad idílica que se presenta. La herramienta es el aspecto emocional, el medio, la industria del cine, que junto con la televisión y ahora internet, constituyen los nuevos mitos de la caverna platónica.
    El producto que se nos vende es una familia idílica (casa unifamiliar, papa arquitecto, tres hijos, el mayor en Oxford, criada y cocinera) como estereotipo que el ciudadano de a pie desea tener y del sistema en el que la felicidad la otorgan los bienes de consumo: "De qué sirve el dinero sino para satisfacer esos caprichos que son el complemento de nuestra felicidad", dice el marido. "Glem, somos un matrimonio lo que se dice muy feliz, por el coche, el sombrero, nuestros hijos y nosotros dos", dice la esposa.
    En segundo lugar, se plantea el enemigo (escena en la cocina con el soldado alemán, que curiosamente tiene aspecto de español, italiano o francés, nada de alto, rubio y ojos claros) como el demonio que nos quiere arrebatar ese estado de bien estar, y por tanto la guerra como solución en la que todos debemos colaborar. Dicho así parece lógico e irrefutable, pero la realidad es que en las guerras han sido siempre los menos favorecidos quienes batallaban, ese ciudadano de a pie espectador, para salvaguardar los intereses de los poderosos.
    Suele decirse que el mensaje final de la película es antibelicista, nada más lejos de la realidad, pues lo que hace es precisamente justificar y pedir que todos nos involucremos. El mismo Churchill lo encumbró para motivar a la población y Roosevelt ordenó arrojar octavillas sobre Europa que contenían dicho discurso. La rúbrica: "America need your money buy defense and stamps every pay day".
    Destaco los preciosos ojos y la mirada de Green Garson (Kay Miniver), la deslumbrante sonrisa y atractivo del branceado Richard Ney (Vin Miniver), y a nivel interpretativo sin lugar a duda el trabajo de May Whitty (Lady Beldon) y uno de esos eternos secundarios como fue Henry Traveres (Mr. Ballard). Tampoco olvidar el trabajo de nuestros magníficos actores de doblaje españoles del estudio MGM de Barcelona: Elvira Jofre, Carmen Robles, Rafael de Penagos o Domingo Rivas entre otros, como voces míticas de la época.
    Ya sabemos que los Óscar nunca son reflejo de nada desde el punto de vista puramente artístico sino de otras cuestiones de la industria y sus intereses. En este sentido yo no le hubiera dado el Óscar a la mejor actriz a la guapa Green Garson, más teniendo en cuenta que tenía como rivales nada más y nada menos que a Katherine Hepburn en "La mujer del año", a Bette Davis en "La extraña pasajera", o a Rosalind Rusell en "Los caprichos de Elena". La curiosidad estuvo en que su discurso de agradecimientos ha sido el más largo de la historia, unos 5 minutos y medio, después de lo cual la Academia decidió reducirlos a 45 segundos. Destaco su papel en la cinta del mismo año 42, “Niebla en el pasado” junto a Ronald Colman, o en “Madame Curie” al año siguiente y de nuevo con su eterno marido en la pantalla Walter Pidgeon.

    ResponderEliminar
  11. Todos los dias voy a tu pagina, y en la misma encuentro esas peliculas que han sido parte de nuestros padres y abuelos, tambien las hemos visto en nuestra infancia, y ahora a traves de tu dedicacion las volvemos a ver. Muchas gracias por el esfuerzo que haces en brindarnos siempre nuevas y antiguas peliculas donde muchas han sido joyas de la historia de la cinematografia. Esta pelicula la he visto varias veces pero la volvre a ver. Es parte de la historia del siglo XX con dos actores de primera, la pelirroja Greer Garson y el actor de tantas peliculas inolvidables Walter Pidgeon, un abrazo y nuevamente gracias por tu pagina.

    ResponderEliminar
  12. Oscar, qué haríamos los apasionados por el buen cine sin la gran selección que tienes en Classico film. Otra excelente producción que pude ver de nuevo gracias a tí.

    ResponderEliminar

Comentario sobre esta película...